Este mes queremos felicitar a todos los padres por su paternidad. El Día del padre se celebra en varios países a la vez, como Andorra, Bolivia, España, Guinea Ecuatorial, Honduras, Italia, Liechtenstein, Macao y Portugal, que lo celebran el 19 de marzo.

Otros países lo celebran en fechas diferentes. Por ejemplo, Rusia lo celebra el 23 de febrero, coincidiendo con el Día de los defensores de la patria. Alemania lo celebra el 1 de junio, Dinamarca el 5 de junio, EEUU y UK el tercer domingo de junio y Egipto el 21 de junio. En agosto lo celebran China (el 8 de agosto) y Brasil (segundo domingo). Australia y Nueva Zelanda festejan el día del padre el primer domingo de septiembre, y Tailandia el 5 de diciembre.

A lo largo de la evolución histórica de la civilización existieron diferentes modelos de paternidad. En la época de los cazadores-recolectores imperaba la sociedad matrilineal. La paternidad se descubre hace 6 o 7 milenios, en el Neolítico, en las sociedades que disponían de ganadería (según la tesis de Dupuis). Ello condujo a una evolución hacia la patrilinealidad y el patriarcado que dominan la Antigüedad clásica. El modelo de patriarca por excelencia es el Pater Familias romano que tiene poder absoluto sobre la familia y los bienes. El niño recién nacido debía ser reconocido expresamente por el padre alzándolo en brazos.

En la Edad Media la paternidad no deriva ya de la voluntad del hombre sino de la voluntad de Dios. En la Baja Edad Media el modelo de paternidad varía en función de la clase social y el destino del niño depende de su padre. Entre la burguesía, el padre enseña a sus hijos un oficio; el padre trabaja en la casa y pasa tiempo con sus hijos, pero no transmite sentimientos, que se ven como un signo de vulnerabilidad.

En la Edad Moderna, tras la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789), el padre pasa a ser respetuoso con la ley y los nuevos derechos adquiridos. Aparece la noción de que los niños tienen derecho a tener una familia, aunque no hayan nacido en el seno del matrimonio.

Durante la segunda mitad del siglo XX evoluciona la idea de que el niño necesita tener un vínculo cercano con su padre para el desarrollo de su personalidad. El padre cede la patria potestad exclusiva que comienza a compartir con la madre.

En nuestros días, los padres apuestan por participar en el cuidado de sus hijos, en roles compartidos, desde su nacimiento, y pueden expresar sus sentimientos sin que ello afecte a su masculinidad. El modelo de paternidad del s. XXI contribuye al desarrollo de la personalidad de los hijos y a la perdurabilidad de los lazos afectivos.

¡Feliz Día del padre!

 

(Nota: Fuente del texto Wikipedia).